sábado, 29 de octubre de 2011

Capitulo 9- Quién es Jake?



E: dios Jake vistete, es mi padre.
Me vestí rápidamente e intenté parecer tranquila y normal, pero no podía.
Me senté en la silla y lo único que pude hacer fue sonreír a Jake. Notaba en su mirada que estaba preocupado por lo que podía suceder, pero intentaba hacerme creer que no estaba preocupado. Me sonrió de esa manera suya, pero esta vez no me tranquilizó y lo único que podía era esperar a que mi padre llegara a la cocina y nos viera.
C: hola, hija no sabía que estabas aquí, pensaba que estabas donde tu madre.
E: sí, pero he vuelto aquí con Jake para descansar un poco.
C: Jake? Quién es es?
E: esto papá... Jake es mi novio...
J. Encantado señor.
Pude notar como mi padre hacía un intento de sonreír, pero esta mirando muy fijamente a Jake para buscar algo que no le gustara de él, pero estaba vez no lo encontró, no fue como con Hector, esta vez fue diferente.
Jake intentaba mirar a mi padre de la manera más indicada, pero parecía que le daba miedo. Empezó a removerse en su silla. Me miró buscando alguna escapatoria, pero esta vez no la había.
C: encantado soy Carlos.
J: mucho gusto conocerle.
C: igualmente.
Genial, la noche que había planeado se había ido a la mierda y todo gracias a mi padre. Esta noche se suponía que iba a ser fantástica, pero me parece a mi que no lo será.
Nos sentamos a cenar cuando mi padre se fue a la cama, ahora podíamos tener una noche más o menos como la que yo había planeado, quitando que mi padre estaba en su cuarto durmiendo. Se suponía que iban a estar fuera dos semanas junto con mi madre, pero dado el accidente de mi madre, han tenido que volver antes. No es que me molestara, pero ahora no podía hacer todas las cosas que había planeado. Quería besar a Jake, pero sabía que no me iba a besar estando mi padre en casa.
Al acabar la cena nos levantamos y recogimos la mesa. Esta noche iba a dormir con Jake quiera él o no. Me daba igual mi padre.
E: Jake.. quiero dormir contigo esta noche.
J: pero, cariño esta tu padre en casa. No me parece apropiado.
E: pero haber que no vamos a hacer nada, solo quiero dormir abrazada a ti nada más.
J: ya, pero no me parece apropiado con tu padre en casa, porque como se despierte, va a pensar mal y no quiero que piense que me he aprovechado de ti.
E: no te aprovechas de mi. No soy una niña pequeña.
J: Ya lo se amor, pero tu padre te ve así. No te has dado cuenta con que cara me a mirado?
E: me da igual voy a dormir contigo quieras o no.
J: quiero, quiero.


Encendí la luz de mi cuarto y cogí a Jake de la mano guiándole hacia la puerta. Le miré de arriba a abajo. En ese momento me entró un escalofrío, no sabía si era de placer o de miedo.
E: te importaría darte la vuelta? Es que voy a ponerme el pijama y no quiero que me veas desnuda.
J: que mas te da cariño si tú ya me has visto desnudo y yo tarde o temprano también te veré desnuda.
E: ya, pero hasta que eso pase no lo harás.
J: bueno, vale, pero que conste que me doy la vuelta porque soy un chico bueno.
Empecé a quitarme la ropa mirando que Jake no me mirara. No es que me diera vergüenza, pero quería ir poco a poco.
Al acabar de ponerme el pijama me acerqué poco a poco a Jake y le besé suavemente en el cuello. Se dio la vuelta y me dio un abrazo de oso.
J: ahora date tu la vuelta que me voy a quitar la camiseta y los vaqueros.
E: que mas da.
J: es broma a mi no me importa que me veas desnudo.
Me tumbé en la cama haciéndole sitio a Jake para que él también se tumbará. Apagó la luz y se acercó a la cama. Sentí como se metía en la cama. Me abrazó por la cintura y enrodó su pierna en la mía haciendo que sintiera su cuerpo en el mio.
J: Elisabeth, tú me quieres?
E: Jake, dios, cómo me puedes preguntar eso?
J: no sé, me han hecho mucho daño y quiero estar seguro de que me quieres.
E: a mi también me han hecho mucho daño, pero estoy segura de que esta vez la cosa va a funcionar.
J: si, yo también lo creo.
E: Jake, qué edad tienes?
J: 19 por qué?
E: no sé por saberlo, osea que no eres virgen.
J: jaja no, la perdí con 16 años.
E: me parece bien.
J: oye y si nos dormimos ya? Que mañana hay que ir al hospital y encima esta aquí tu padre.
E: vale. Buenas noches.
Me acurruqué mas hacia su pecho y me dormí pensando en lo maravilloso que era dormir entre sus brazos.

La luz del nuevo día me molestaba en los ojos. Me di la vuelta y vi a Jake tumbado en mi cama y eso me hizo recordar la conversación que habíamos tenido ayer por la noche. Sí él me quería.
Me levanté sin hacer ruido para no despertarle y me dirigí hacía la cocina.
Allí estaba mi padre tomándose un café y leyendo el periódico.
E: hola.
C: hola, ese chico sigue durmiendo?
E: pues si, estaba cansado.
C: y no tenía otro sitio donde dormir que no fuera tu cama?
E: pues no, porque yo le ofrecí mi cama.
Mi padre estaba a punto de contestarme cuando apareció mi peor pesadilla, Jake en boxers dirigiéndose hacia la cocina.
J: hola cariño.
E: hola amor.
C: hola, qué pasa, qué en tu casa no existen los pantalones?
J: esto... si, pero se me olvidó ponérmelos.
C: has dormido al lado de mi hija sin pantalones?
J: haber, sí, pero...
C: no hay peros que valgan vistete ahora mismo!
Vi como Jake me miraba con cara suplicante dirigiéndose hacía mi cuarto. Cuando escuché un mensaje en mi móvil. Oh no. Ese mensaje no, por favor.



2 comentarios:

  1. Me ha gustado bastante ^^ Me gustaaaaaaa
    Sigue escribiendo

    ResponderEliminar
  2. Esta vez a estado mejor escrito?
    Gracias :)

    ResponderEliminar